De las cosas que me gustan, punto 1

Uno de los primeros recuerdos que tengo,

en lo que a compras se refiere,

son las mercerías.

Mercerías de estanterías repletas de cajas,

cajas repletas de botones,

de lanas,

de medias,

Mercerías con mostradores enormes,

mostradores de madera, una madera por la que podías adivinar cuánto tiempo llevaba cara al público,

y hasta tú podías dejar tu marca,

(bien pequeñita y discreta, que tampoco había que pasarse)

lo que hace que esa mercería se convierta en algo familiar,

algo tuyo en cierta medida.

Creo que es por eso,

por esas raíces tan profundas,

que estas mercerías de toda la vida siguen existiendo.

Mi ciudad es una ciudad de tradición comercial,

la calle en la que vivo era de una de las vías comerciales más importantes,

en ella se sucedían tiendas de todo tipo.

Casi todas han desaparecido, pero entre las que quedan,

irreductibles,

están dos mercerías.

Cándida y La Crisálida.

Ambas tienen su encanto, pero la que más curiosidad me despierta es

La Crisálida.

La regentan dos hermanos, cuya edad no puedo calcular,

pero que sobrepasan la edad de jubilación, os lo puedo asegurar.

Cruzas el umbral y entras en otra dimensión temporal,

menos prisa,

 hay todo lo que quieras,

y eso me gusta.

En estos tiempos donde La Coruña es la ciudad cuya proporción centros comerciales-habitante quintuplica la media española,

yo,

desde aquí,

quiero rendir mi particular homenaje a esos comercios tradicionales.

Sólo he hablado de estas dos mercerías,

pero podría hablar de tantos otros,

vinculados a mi memoria histórica consumista.

Una, a veces, es demasiado sentimental…

Feliz Martes, y si andais sin prisa, visitad un poco más este tipo de comercio.

Anuncios

2 comentarios en “De las cosas que me gustan, punto 1

  1. Buf…..¿te cuento cuánto tiempo estuve en la merceria La crisálida para pedir precio de un pañuelo del escapatare?….tic..tac…tic..tac….¡45 minutos!!! ¡de verdad! y no había nadie en la mercería más que mi amiga y yo (que por cierto, no eras tú, jaja)……mucho encanto pero….una y no más Santo Tómás, jajaja.
    Pero que conste, que doy fe que tiene su “momento cuéntame cómo pasó” jaja.

    besin

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s